03 junio 2006

Pipi

4 comentarios:

.cecilia. dijo...

qué gracioso...tiene una cara muy simpática!

velvetinna dijo...

Jajaja ¡Menudo flequillo a lo Beatle! A mí la verdad es que los pajarillos encerrados en jaulas me dan pena ¿no se sentirán como en la cárcel? De todos modos acostumbrados que están, si los sueltas seguro que no sobreviven. Dependen de la mano del hombre.
Un beso, es muy gracioso.

Tere dijo...

Este canario me lo regalaron. El señor que los tenía iba a trasladarse de domicilio y no podía tenerlos más y si los dejaba en libertad morirían, al no estar acostumbrados a la supervivencia. Nació en cautividad, es más, los espacios abiertos le dan miedo. Es muy feliz en su jaula, no conoce otra cosa.
Nunca pensé que llegaría a tener una animal enjaulado porque también me daban pena, pero después de ver la felicidad de este canario...cambié de opinión. De todas formas nunca, nunca se debe tener un animal que haya estado en libertad en jaula, eso si que es criminal. Tampoco estoy de acuerdo con comprar canarios (aunque hayan sido criados en cautividad), porque fomentamos su cria indiscriminada en cautividad. Mi caso fue distito, mi canario hubiera muerto si ese señor le hubiera dado la libertad. Mejor conmigo, lo cuido muy bien.

velvetinna dijo...

Exacto Tere, comprar animales fomenta el negocio, pero si el animalito ya nació en cautividad, no queda más remedio que dejarlo en su jaula. Mi novio tiene a Moncho y te puedo asegurar que también es felíz, a veces Ulíses se pone a su lado, y se queda mirándolo y acaba durmiéndose junto al canario. No creo que quiera comérselo, yo creo que se relaja mirándolo jajaja. Es graciosa la imagen, a ver si este finde voy a casa de mi suegri, le hago una foto y te la mando.